La alimentación


El estómago de los perros segrega unos jugos gástricos muy potentes capaces incluso de disolver hasta los huesos, pero hay que tener cuidado con éstos porque, los huesos de animales pequeños como el pollo o el conejo pueden ser astillados con la masticación, pudiendo estas astillas desgarrar la delicada pared del intestino, provocando heridas e incluso perforaciones, se han dado muchos casos de estreñimiento en los animales provocados por los huesos, porque estos se van acumulando a lo largo del intestino y se desplazan muy lentamente, dando lugar a unas heces muy secas que se van adhiriendo a la mucosa del intestino y la lesionan. Esto no quita para que se le pueda dejar al animal un hueso grande que pueda roer pero no masticar, lo que también facilita la limpieza de los dientes, pero no como alimento, sino como entretenimiento o premio. Se aconseja comprar huesos artificiales en tiendas especializadas.

Yo siempre recomiendo el pienso para los perros, sobre todo para los perros-guía una vez que el animal está acostumbrado a comer pienso, y todos se pueden acostumbrar a hacerlo, es muy fácil planificar su alimentación, según sus necesidades, no necesita la misma energía un animal que está todo el día en casa que otro que hace ejercicio, también depende de la edad del animal. En el mercado tenemos pienso para todos, animales jóvenes, adultos, obesos, delgados, con problemas de movilidad, para problemas renales, hepáticos, en fin una amplia gama para satisfacer las necesidades de nuestros amigos sin que nos den algún sustillo como las diarreas o vómitos por comer indebidamente.

En general, nuestros perros-guía se alimentan desde que nacen de pienso ración que se distribuye una o varias veces al día (entre 300 g. y 400g.) con esta dieta se cubre satisfactoriamente sus necesidades vitales.

Una de las peculiaridades de los Golden y labradores es que suelen ser muy glotones y comen todo lo que se le presente delante de sus ojos (sea comestible o no). Por ello los usuarios de perros-guía deben vigilar y controlar todo lo que tomen sus amigos que no sea pienso, ya que es muy importante para luego tener un horario regular para hacer sus necesidades fisiológicas sin tener que entorpecer su trabajo como guía.

Por ello, si alguna vez ves uno de nuestros perros y lo ves que esta cogiendo algo de la calle y su amo no se ha dado cuenta debes advertírselo para que el actúe en consecuencia. Por favor, no le entregues nada para comer sin que lo sepa su dueño.